sábado, 5 de julio de 2014

LAS FALLAS 75 AÑOS SIN DERECHO A DECIDIR

LAS FALLAS 75 AÑOS SIN DERECHO A DECIDIR


A
provechando  que se cumplen este año el 75 aniversario de junta centra Fallera, me gustaría revindicar el derecho a decidir que debemos tener los Falleros y hace 75 años no lo tenemos.

Para ello empezare por hacer una pequeña introducción de la historia de las fallas y el momento en que en el año 1939 aparece la JCF.

Introducción un poco de historia:

La primera información que tenemos sobre las Fallas data de mediados del (siglo XVIII), 1740. Algunas de las miles de hogueras que se encendían en las calles de Valencia se denominaron fallas.
Eran monumentos satíricos y burlescos en los que se exponían a la vergüenza pública y se quemaban simbólicamente personas y situaciones de la calle o barrio donde se plantaba la falla. En su construcción participaban los vecinos de cada calle. Se empezaron a incorporar carteles alusivos a algún personaje conocido del barrio. Además, los niños iban de casa en casa pidiendo "una estoreta velleta" (una alfombra vieja), que se convirtió en un canto popular para recoger todo tipo de muebles y utensilios viejos para quemarlos junto a las fallas. En esta época, las fallas eran cajones altos con tres o cuatro muñecos vestidos con ropas de tela, y con caretas de cartón o las manos y caras de cera.
Existe documentación de 1784 en la que las autoridades municipales prohibían quemar fallas en las calles estrechas de la ciudad y obligaban a hacerlo en lugares suficientemente amplios. Las fallas fueron progresivamente adoptadas por otras localidades alrededor de la ciudad de Valencia: Játiva (1865), Gandia (1876) y Alcira (1889).
Con la creación de los premios a las fallas más artísticas, en 1895 por Lo Rat Penat y desde 1901 por el Ayuntamiento, las fallas fueron abandonando progresivamente la sátira para centrarse en su vertiente más artística, empezando las comisiones falleras a contratar artistas y artesanos que darán paso a la posterior especialización en la profesión del Artista Fallero. Posteriormente, los artesanos incorporaron un nuevo procedimiento: la reproducción de moldes en cartón piedra. La creación de la falla fue evolucionando hasta la actualidad.
Posteriormente se popularizaron y extendieron a otras ciudades durante la década de 1930, como Sagunto (1926), Denia (1927), Burriana (1928) o Elda (1929). Durante esta época se creó el Comité Central Fallero, en 1928, como organización coordinadora de las fiestas.
Durante el siglo XIX y hasta la Guerra Civil Española, los monumentos fueron adquiriendo un carácter anticlerical y frecuentemente muy crítico con el gobierno local o nacional. En esta época entró en activo Regino Más, primer artista fallero en pasar a la historia, y considerado el padre del monumento fallero moderno. Con la llegada de la dictadura de Franco la fiesta perdió gran parte de su sarcasmo político por la censura, aunque fue una de las pocas actividades públicas que mantenían el uso del valenciano durante la dictadura.

Nacimiento de J.C.F. :

En el periodo de años 30 fue cuando las fallas empezaron a conseguir un poquito de fama a nivel nacional e internacional. En 1927 se reunió la Asamblea Pro-Fiestas de San José, para coordinar y fomentar la fiesta. Con las reivindicaciones de esta asamblea, el Ayuntamiento incremento el dinero de los premios a las fallas y las dividió en dos secciones según su coste (criterio que después de 87 años seguimos utilizando en la actualidad lo que dice muy poco a favor de nuestro colectivo y su ganas de cambio).

La semana fallera se amplio en 1928 adelantando la planta a la noche del 16 de marzo. Este mismo año se crea el Comité Central Fallero, lo que seria mas adelante el preludio de la actual JCF. Entre los actos que este comité establece se encuentra la “Crida”, la Exposición del Ninot , Nit de Foc, las Cabalgatas y la elección de once Bellezas Falleras y una Reina de las Fiestas, antecedente de la elección de Fallera Mayor y Corte de honor que tampoco hemos cambiado.

La guerra civil trastoco completamente la fiesta pero a su término el nuevo Ayuntamiento reunió a todos los Presidentes  y secretarios de las comisiones que todavía seguían en 1939 para Crear la JCF, para así coordinar las fallas, y comenzar lógicamente con un periodo de censura en los temas falleros, como correspondía a esa época, en los años 40 nacen las comisiones falleras como hoy se conocen con sus juntas directivas y sus demarcaciones siendo el comienzo del crecimiento de las fallas hasta nuestros días.


OPINION:

Cuando miramos el actual reglamento fallero nos dice esto en cuanto a las funciones de JCF. :

 La regulación de la actividad fallera, como manifestación social eminentemente festiva y cultural, es de competencia municipal a tenor de lo dispuesto en la normativa vigente de Régimen Local. En concordancia con ella, se articula para la administración y gestión directa de los servicios públicos locales, el organismo autónomo local denominado Junta Central Fallera, que contará con la correspondiente partida presupuestaria de carácter anual y que estará regulado por este reglamento de servicios denominado Reglamento Fallero. Bien es verdad que mas tarde en su artículo 42 indica:
La presidencia nata de la Junta Central Fallera, de sus órganos y de la Asamblea General, corresponde a la Alcaldía de Valencia, que podrá delegar el ejercicio efectivo de sus atribuciones en el Concejal de la Corporación que designe.  
La Junta Directiva estará presidida por el Presidente nato o en su caso por el Presidente ejecutivo de la Junta Central Fallera y se integrará además por el Secretario General y cinco Vicepresidentes relacionados en el orden numérico sucesivo de 1º a 5º.
Todas las decisiones que tome la Junta Directiva, para que tengan vigor correspondiente, tendrán que obtener el respaldo y aprobación, del Pleno de Junta Central Fallera.
Asistirá a las sesiones de la Junta Directiva, con voz pero sin voto, y sin ser miembro de la Junta Central Fallera, el Secretario-Delegado Administrativo del Secretario General del Ayuntamiento.
Por más vueltas que le doy, sigo sin entender como los falleros hasta ahora nunca o por lo menos que yo recuerde  hemos pedido públicamente nuestro derecho a decidir, somos las únicas entidades privadas y sostenidas por sus socios que no eligen a su órgano rector. No tenemos más que echar un vistazo a las diferentes fiestas que componen el mapa de nuestra ciudad por ejemplo la junta Vicentina, sus altares tienen sus presidentes y ellos eligen a su junta rectora, así podríamos está poniendo uno tras otro ejemplo, para al final ver que nos quedamos solos como los de Tudela.

Todo esto debe suceder independientemente del partido político que este mandando en el Ayuntamiento de Valencia, pues lo que nosotros reclamamos no va en contra de ningún partido va a favor de los falleros, está claro que todos o casi todos los grupos políticos cuando hablas de este tema tienen la respuesta estándar preparada, “nosotros lo tenemos claro respetaremos lo que quieran los falleros” , pero ninguno se pronuncia claramente si piensan que la organización que hoy tenemos es la que debe seguir, o realmente tenemos los falleros que tener el derecho a poder decidir quién o quiénes son las personas que nos dirigen, mediante una elección libre.

No puedo entender que ninguno de los partidos políticos tengan recogido en sus programas electorales la libre elección en unas candidaturas del presidente de JCF y al menos los vicepresidentes que le acompañen en su mandato, por parte de la asamblea de presidentes así como los programas que llevaran para aplicarlos en sus mandatos.

También está claro que para plantearse todo este tipo de situaciones no tenemos el mecanismo idóneo hoy en día, pues se debería convocar un congreso fallero, y esto solamente tiene la potestad JCF, mucho decimos una y otra vez que la asamblea de presidentes  es soberana, pero como estamos viendo esto solamente se queda reflejado en el reglamento, que luego se interpreta y aplica a conveniencia de quien lo hace.

Por la idiosincrasia fallera proclive a pocos cambios y continuista, muchas son las opiniones que siguen diciendo que no debemos cambiar, pues perderíamos todo lo que hoy tenemos, esto es algo que también tendríamos que debatir y explicar quitar los miedos romper la barreras y tabú, explicar que Alicante ya funciona de esa forma, al igual que poblaciones como Gandia, Sagunto y otras que se lo están planteando, habría que explicar que ser independientes no quiere decir enemigos, más bien todo lo contrario, deberíamos pactar y hablar tanto con las entidades públicas como con las asociaciones de vecinos, para hacer la fiesta que nos merecemos con los menores inconvenientes posibles, explicando que esta bendita fiesta aporta a nuestra ciudad tanto como el presupuesto municipal.

Deberíamos explicar a las personas que siguen diciendo que ser independientes sería un problema, pues no contaríamos con los servicios municipales, que como nuestra un botón, las demás fiestas cuentan con el apoyo municipal, tanto de servicios de policía, bomberos, limpieza incluso los de protección Civil.

Lo que se debería de estudiar es el presupuesto asignado por el Ayuntamiento a JCF, algo que en Alicante y Gandia tienen resulto en forma de contraprestaciones por el importe que se le asigna, y nosotros podríamos hacer los mismo.

Por lo tanto el miedo es algo que se podría seguir esgrimiendo, como excusa a no ser independientes, lo que no se puede seguir haciendo es justificarlo, creo que es un debate que no debemos dejar pasar que se debe realizar sin miedos ni cortapisas ponerlo encima de la mesa y que seamos los falleros quien al final tomemos la decisión que acordemos.

Aplicando así la tan manida frase que ya he utilizado en este articulo y esgrimida por todos los partido políticos “respetaremos lo que quieran los falleros”.


COMO SIEMPRE ESTA ES MI OPINION

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada