sábado, 9 de mayo de 2015

CONTRA VIENTO Y MAREA


CONTRA VIENTO Y MAREA

Contra viento y marea  las Fallas seguimos adelante, nos han tocado tiempos difíciles como a todos pues en estos tiempos de crisis hemos sufrido recortes en las subvenciones y subidas de IVA, que ya están medianamente paliadas al recuperar la subvención y la subida del  IVA quedar finalmente en un aumento del 2%.

Lo que no estamos recuperando si no que cada año se complica más y aparecen nuevos requisitos es en la responsabilidad de las comisiones y en especial de sus presidentes. A esto le debemos incluir que los alquileres de nuestros locales al menos los de renta antigua han subido desmesuradamente, sobre todo afectando a fallas de la Ciutat Vella, donde las comisiones llenas de historia y tradición no así de componentes en sus comisiones, pues ser Fallero de esas Fallas es carísimo, al no vivir casi ningún componente de la comisión cerca y al coste de las cuotas hay que aumentarle el alquiler de un lugar para poder pasar la semana fallera.
Si a todo esto le sumamos que no se cuenta con vecinos y los comercios no ayudan casi, la tarea de seguir haciendo Falla se ha convertido en una misión casi imposible.

No quiero con esto ocultar nuestros propios errores y deficiencias que son muchos , como puede ser la falta de integración con los vecinos, las posturas dictatoriales, el pasotismo y la comodidad de los Falleros, la poco o nula capacidad de involucrar a los jóvenes y no darles responsabilidades, la falta de proteger nuestra seña  de identidad que es la falla, lo que marca la diferencia con el resto de las fiestas y sobre todas las cosas la desunión que tenemos entre las diferentes comisiones haciendo reino de taifas de ellas.

Pero sí me gustaría poder transmitir la ilusión por seguir haciendo la fiesta cada vez más grande, por mantener  las tradiciones y la cultura Valenciana, por luchar por seguir dando a nuestra ciudad el acontecimiento más importante y que produce los mayores ingresos de los cuales se benefician todos hasta los que nos critican y dicen que no han tenido los beneficios previstos como es la hostelería, que en lugar de preguntarse cuanto bajarían su recaudación si no hubiese fiesta, se permiten el lujo de criticarnos y pedirnos más esfuerzos cuando ellos no hacen ninguno para poder mantener la gallina de los huevos de oro.

Con los partidos políticos que se le llena la boca de decirnos que las fallas serán lo que quieran los falleros, pero cada vez le ponen más palos a la rueda del carro, y solamente se preocupan cuando llega la campaña electoral por hacer propuestas para fiesta, preocupándose y apostando por grandes eventos  millonarios en su coste de los cuales no queda ninguno pero muchos han sacado provecho.

De hacer una normativa municipal imposible de cumplir, para luego tener que hacer la vista gorda siempre y cuando no tengan problemas, si los tienen ya sabemos de quien es la responsabilidad de los organizadores que incumplen dicho reglamento.

De tener un reglamento interno de JCF, que contradice y antepone su reglamento al reglamento fallero, algo inaudito que un reglamento de régimen inferior contradiga a uno de régimen superior y que solamente puede ocurrir en este nuestro universo fallero, antes de que se me olvide, el reglamento de JCF no ha sido explicado y aprobado por la asamblea de presidentes.
De que sabiendo que hay cosas por cambiar no seamos capaces de ponernos de acuerdo para hacer un acuerdo de mínimos dejando nuestros interés y rencillas aparte para el beneficio de la fiesta.

De no coger a todos los grupos políticos y explicarles que lo que nos interesa es que dialoguen y lleven en conjunto una serie de medidas para que nuestra fiesta siga creciendo, asegurándonos una especie de decálogo de mínimos para la fiesta independientemente de quien pueda gobernar cada cuatro años no tenga que estar a expensas  de decisiones según sople el viento por poner dos ejemplos que se sigan manteniendo las subvenciones y que el 19 de marzo sea inamovible al menos que no lo aprueben los  Falleros.

De exigir transparencia y explicaciones del presupuesto de JCF, algo de lo cual se nos privado por ley, pero que sin incumplirla y con voluntad puede seguir haciéndose en una asamblea de presidentes.

Que por fin la fiesta más importante de la comunidad tenga un espacio habilitado para poder albergar el museo fallero, las dependencias de JCF y una serie de salas multiusos para que las comisiones las puedan utilizar con un mínimo coste y sin que cueste dinero a las arcas municipales.


Como siempre esta es mi opinión, una opinión a favor de la fiesta y en contra de todos los que quieren aprovecharse de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada